JESÚS ES EL AMOR ENTREGADO A LOS HOMBRES.



 JESÚS ES EL AMOR ENTREGADO A LOS HOMBRES. 

En aquel tiempo, mientras iba de camino a Jerusalén, Jesús llamó aparte a los Doce y les dijo: "Ya vamos camino de Jerusalén y el Hijo del hombre va a ser entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas, que lo condenarán a muerte y lo entregarán a los paganos para que se burlen de él, lo azoten y lo crucifiquen; pero al tercer día, resucitará".

Entonces se acercó a Jesús la madre de los hijos de Zebedeo, junto con ellos, y se postró para hacerle una petición. Él le preguntó: "¿Qué deseas?" Ella respondió: "Concédeme que estos dos hijos míos se sienten, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda, en tu Reino". Pero Jesús replicó: "No saben ustedes lo que piden. ¿Podrán beber el cáliz que yo he de beber?" Ellos contestaron: "Sí podemos". Y él les dijo: "Beberán mi cáliz; pero eso de sentarse a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo; es para quien mi Padre lo tiene reservado".

Al oír aquello, los otros diez discípulos se indignaron contra los dos hermanos. Pero Jesús los llamó y les dijo: "Ya saben que los jefes de los pueblos los tiranizan y que los grandes los oprimen. Que no sea así entre ustedes. El que quiera ser grande entre ustedes, que sea el que los sirva, y el que quiera ser primero, que sea su esclavo; así como el Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar la vida por la redención de todos". (Mt 20, 17-28)


Jesús es el Amor entregado a los hombres.

¿Quién entregó a Jesús? Todos entregaron a Jesús. El Padre entregó a Jesús, así lo dice el evangelio de san Juan: “Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna.” (Jn 3, 16) Jesús mismo se entregó a si mismo: Por eso me ama el Padre, porque doy mi vida, para recobrarla de nuevo. Nadie me la quita; yo la doy voluntariamente. Tengo poder para darla y poder para recobrarla de nuevo; esa es la orden que he recibido de mi Padre.» (Jn 10, 17- 18) Los Apóstoles entregaron a Jesús. Uno lo vendió y  los otros lo abandonaron. Judas entregó a Jesús a la chusma. Y está la entregó a los sacerdotes; los sacerdotes lo entregaron a Herodes y Herodes lo entregó a Pilatos que lo entregó a los romanos. Cristo vino y murió por todos, todos entregamos a Jesús, también nosotros porque todos somos pecadores y Cristo murió por nuestros pecados. Nuestros pecados mataron a Jesús.

 

“Israelitas, escuchad estas palabras: A Jesús, el Nazoreo, hombre acreditado por Dios entre vosotros con milagros, prodigios y señales que Dios hizo por su medio entre vosotros, como vosotros mismos sabéis, a éste, que fue entregado según el determinado designio y previo conocimiento de Dios, vosotros le matasteis clavándole en la cruz por mano de los impíos”(Hch 2, 22- 23) El día de Pentecostés los judío aceptaron esa profunda verdad, y preguntaron: ¿Qué podemos hacer? Los Apóstoles llenos del Espíritu Santo les respondieron: Pedro les contestó: «Convertíos y que cada uno de vosotros se haga bautizar en el nombre de Jesucristo, para remisión de vuestros pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo; pues la Promesa es para vosotros y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos, para cuantos llame el Señor Dios nuestro.» (Hch 2, 38- 39)

 

Jesús en Amor entregado no es entendido. Mientras él habla de dolor, sufrimiento y muerte, los discípulos hablan de los primeros lugares. Buscaban los primeros lugares, no solo Juan y Santiago, sino todos. Sus corazones están llenos de la ambición de poder y de envidia y de celos. Los puestos estaban ya reservados por el Padre para los dos ladrones que sería crucificados con Jesús: “Dimas y Gestas”. En la Iglesia hay muchos que hacen carrera, buscan los mejores puestos. Los que deja poder, tener y placeres, mientras que Jesús nos invita a participar en su Pasión. Y nos explica el sentido de nuestra Misión: el Amor y el Servicio.

 

"Ya saben que los jefes de los pueblos los tiranizan y que los grandes los oprimen. Que no sea así entre ustedes. El que quiera ser grande entre ustedes, que sea el que los sirva, y el que quiera ser primero, que sea su esclavo; así como el Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar la vida por la redención de todos".

Jesús es el Servidor que habla a nuestro corazón para que le abramos la puerta y entrar en nosotros para hacernos servidores de él. Sin buscar intereses personales. El Servicio que se hace con Amor encontramos la Felicidad. La Felicidad es una puerta estrecha que se abre hacia fuera. He de salir fuera, para  ir al encuentro de los más débiles y de los más pobres para intercambiar con ellos nuestros dones. Esta es la Obra de Jesús: Liberarnos, reconciliaros y salvarnos. Todo es Gracia, no hay nada de que presumir. Unas veces nos honran y otras nos insultan; recibimos tanto críticas como alabanzas; pasamos por mentirosos, aunque decimos la verdad;  por desconocidos, aunque nos conocen. (2 de Cor 6, 8-9)

Hagamos todo con una fe sincera, con un corazón limpio y con una recta intención para el Amor brote y fluya de nuestro corazón (1 de Tim 1, 5),Recordemos que el sentido de nuestra vida es el Servicio, pues la Iglesia existe para servir, y la Iglesia que no sirve, pues se queda sin hacer algo. “Extiende tu mano” (Mc 3, 5) Se trata de compartir los dones de Dios.

Mirad: el que siembra con mezquindad, cosechará también con mezquindad; el que siembra en abundancia, cosechará también en abundancia. Cada cual dé según el dictamen de su corazón, no de mala gana ni forzado, pues: Dios ama al que da con alegría.(2 de Cor 9, 6-7) Sembrar en mezquindad es sembrar en la carne y lo que se cosecha es la corrupción. “El que siembre en su carne, de la carne cosechará corrupción; el que siembre en el espíritu, del espíritu cosechará vida eterna. No nos cansemos de obrar el bien; que a su tiempo nos vendrá la cosecha si no desfallecemos. Así que, mientras tengamos oportunidad, hagamos el bien a todos, pero especialmente a nuestros hermanos en la fe. (Gál 6, 8.10)

 

 


Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search