EL MATRIMONIO EN EL PLAN DE DIOS



Resultado de imagen para imagenes de un símbolo de la Unidad conyugal


        EL MATRIMONIO EN EL PLAN DE DIOS.
Objetivo: Presentar el Matrimonio como una alianza de personas en el amor, donde intervienen un hombre, una mujer y Cristo, para dar responder a la necesidad de la Parroquia de enriquecer el sentido de la Familia.
1.    El Matrimonio por la Iglesia es una Alianza.
La familia arranca de la comunión conyugal que el Concilio Vaticano 11 (GS 48) califica como “Alianza” por la que el hombre y la mujer se “entregan mutuamente, él a ella y ella a él. Entrega entre dos voluntades que libre y conscientemente “deciden ser unidad” y vivir el uno para el otro hasta que la muerte los separe.
El Catecismo de la Iglesia nos dice: El Matrimonio es una “Alianza”, por la que el varón y la mujer constituyen el consorcio ordenado por su misma índole natural al bien de los cónyuges, a la procreación y educación de la prole, consorcio que es para toda la vida (Catic 1601).
La familia es una comunidad natural de vida, es una unidad viviente, entre los esposos, entre los padres con los hijos y entre los mismos hermanos. Unidad que se origina en el matrimonio. La Familia es la célula de la sociedad humana. Al ser humano sólo le es posible comprenderlo, plenamente, dentro del contexto familiar. Y por contexto familiar entendiendo un padre (hombre), una madre (mujer), unos hijos y unos hermanos (perdón por tanta aclaración), pero en estos tiempos y en estos temas hay que ser cada vez más específicos por aquellos que de pronto crean sus “propias realidades”.          
2.    Naturaleza del Matrimonio.
Hablemos del origen del Matrimonio. ¿Es o no querido por Dios? ¿Es Dios su Autor, o es invento de la Iglesia Católica? La Revelación que Dios hace de sí mismo y de su Misterio de Salvación nos dice que el Matrimonio hunde sus raíces en la misma Voluntad del Creador. De un extremo a otro la Escritura habla del matrimonio y de su “misterio”, de su institución y del sentido que Dios le dio, de su origen y de su fin, de sus realizaciones diversas a lo largo de la historia, de sus dificultades nacidas del pecado y de su renovación en el Señor (Gn 1 26- 27; Apoc 19, 7-9; 1 Cor 7, 39).
a)     Antiguo Testamento.
Ø  “En el principio”, Dios dijo: “por eso deja el hombre a su Padre y a su Madre y se une a su mujer” (Mt 19, 4- 7). Unidad de dos, es no sólo estar juntos, sino vivir el uno para el otro.
Ø  “No es bueno que el hombre esté sólo” (Gn 2, 18ss). El hombre no fue creado para vivir en solitario, quien se aísla se muere. El hombre solo no se realiza, está necesitado de ayuda. Dios no creó al hombre para la soledad, pero tampoco para la poligamia.
Ø  “Voy hacerle una ayuda adecuada”. La mujer es la ayuda adecuada para el hombre y él lo es para la mujer; juntos lo son para su s hijos, y estos lo son para sus padres.
Ø  “De la costilla del hombre Dios formó a la mujer y la llevó ante el hombre”. Hombre y mujer participan de una misma naturaleza; de una misma dignidad: tienen un mismo valor fundamental.
Ø  “Esta vez sí que es carne de mi carne y huesos de mis huesos”. Es de mi misma naturaleza, es mi pariente más cercano: es mi prójima.

b)     Nuevo Testamento

En Jesucristo, por él y en él, Dios está revelando una nueva dimensión del amor: La donación y la entrega de sí mismo a los hombres (cf Jn 3, 16). Jesús viene a dar origen al nuevo Israel, el nuevo Pueblo de Dios la Iglesia, familia de los hijos de Dios. Por Jesús el amor conyugal adquiere un nuevo sentido al estar marcado por la caridad divina que él viene a traer a la Humanidad (cf Jn 10, 10).

Para Jesucristo el amor entre los esposos es una oportunidad de vivir la ley del amor en la perspectiva del Reino: El esposo, la esposas, es el >>primer prójimo<<, a quien se debe amar como a sí mismo (cf Mc 12, 31) Jesús al subordinar el amor de los esposos al Reino de Dios, da un verdadero sentido al matrimonio, integrándolo a un proyecto de vida total, donde el compromiso matrimonial encierra la reciprocidad en el bien mutuo de ambos esposos: “vivir el uno para el otro. Varios son los textos bíblicos que dan a pie a decir que Jesús es el Fundador del Sacramento del Matrimonio.

Ø  En las Bodas de Caná. Jesús asistiendo a la Boda de hijos del pueblo de Israel reconoce el pleno valor de la vida conyugal y a la familia humana (Jn 2, 1. 11).
Ø  Jesús hace una defensa clara del matrimonio frente a los del grupo de los saduceos y mostrando con nitidez el carácter original del Matrimonio dentro del Plan de Dios: “El principio” era un hombre para una mujer y una mujer para un hombre (Mt 19, 4- 7; Mc 10, 5)
Ø  Jesús defiende la indisolubilidad del Matrimonio: “lo que Dios une que no lo separe el hombre” (Mc 10, 9) Jesús excluye radicalmente del Plan de Dios el divorcio físico y espiritual de los cónyuges que orienta a muchos a buscarse un segundo frente.
Ø  Jesús radicalmente dice no a la poligamia y no al adulterio, como utilización instrumentalista e individualista que genera el vacío existencial de los hogares.
No al divorcio, no adulterio, no a la separación espiritual de los esposos, porque para la Iglesia la Familia es “imagen de la Trinidad”, y esto, a la luz de los Padres, la Trinidad es el fundamento de la Familia (Gn 1, 26), célula del Cuerpo Místico de Cristo.
c)     La doctrina de la Iglesia católica.
La Iglesia católica enseña que el Matrimonio, fundado por Dios desde el comienzo de la Humanidad por el acto creador de Dios, fue elevado por Cristo a la dignidad de sacramento el encuentro con unos novios en las Bodas de Caná (cf Jn 2, 1-11). Esto significa que para los católicos el Matrimonio, no es cualquier cosa, sino que en virtud de la acción de Dios es algo natural, sagrado, misterio sacramenta, que manifiesta la gracia de ser el fundamento de la familia cristiana y hace parte del plan de Dios.
El Matrimonio en el Señor es una Alianza sacramental por la que un hombre y una mujer constituyen entre sí una “comunidad de amor y vida” hasta que la “muerte los separe”. Alianza por su carácter natural al bien de los esposos, así como a la generación, de los hijos. Alianza que fue elevado por Jesucristo, Nuestro Señor a la dignidad de sacramento (Derecho Canónico # 1055, 1).
Resultado de imagen para imagenes de un símbolo de la Unidad conyugalTanto la Biblia como la enseñanza de la Iglesia, ponen de manifiesto que la “alianza matrimonial” o “alianza sacramental” es origen y fundamento de la familia cristiana. “Compromiso” irreversible que encierra la reciprocidad en el bien común de ambos esposos y que permite hablar de las propiedades del Matrimonio a la luz del Plan de Dios.

3.    Las Propiedades del Matrimonio.
Las propiedades esenciales del Matrimonio son la unidad y la indisolubilidad, que en el Matrimonio cristiano alcanzan una particular firmeza por razón del Sacramento (Catic # 1645- 1646). Hablemos de ellas por separado:
a)           La Unidad.

La pareja es libre de casarse o no hacerlo, pero si lo hacen, están obligados por el compromiso conyugal a vivir el Matrimonio de acuerdo al Plan de Dios, tal como lo revela el libro del Génesis:

Ø  Unidad entre un solo hombre y una sola mujer,
Ø  Como adultos conscientes, capaces de comprometerse con responsabilidad “deciden ser unidad”.
Ø  Como personas maduras, capaces de desprenderse de gustos, amigos, estilo de vida, familiares para formar una sola carne.
Ø  Como personas conscientes de que casarse significa vivir en comunidad de amor, es decir, caminar juntos en la vida hasta envejecer juntos en exclusividad y en fidelidad.
Ø  Estar dispuestos a trasmitir la vida de acuerdo con las posibilidades reales de cada pareja. Una cosa es negarse a tener hijos, y otra a no poder hacerlo debido a obstáculos existentes por enfermedad o esterilidad.

b)     La indisolubilidad.
Ø  Que nadie separe lo que Dios ha unido (Mt 19, 6). Que nadie destruya la unidad original.
Ø  El Matrimonio es vocación y mandamiento; es don y respuesta. Exige, ayudado por la Gracia de Dios, esfuerzos, renuncias y sacrificios, donación, entrega y servicio mutuo. Ser fieles hasta el final.
Ø  No hay lugar para el adulterio ni para el divorcio que llegan a ser una verdadera grieta de escape de los valores de la Familia, y a la vez, una puerta de entrada a presencias extrañas al Matrimonio: como son el alcoholismo, prostitución, drogadicción, triunfalismo, activismo, etc. en una palabra. El divorcio es fuente de futuras neurosis y de sufrimiento, tanto para padres como para hijos, a la vez que es escándalo para la sociedad.
No nos engañemos el divorcio ha sido, es y será contrario a la voluntad de Dios al poner en peligro y en juego la relación con Él, con la familia y a vez, pone en peligro, la realización personal, de los cónyuges como de los hijos.
4.    La finalidad del Matrimonio.
Pueden existe muchas y variadas razones por las que los hombres se casan, desde la de tener una seguridad, tener sirvienta, tener con quien desahogar los instintos o los impulsos, recibir amor, tener hijos, etc., razones que no dan una respuesta válida. La persona se ha de casarse no con miras a recibir, sino a dar. Me caso para dar amor, para amar a una persona como es y ayudarla a ser feliz, a realizare como lo que es, persona única e irrepetible. Lo que no está dentro de esta realidad desemboca en “instrumentalismo”.
Para la doctrina de la Iglesia, la finalidad del Matrimonio es la de formar una “Comunidad de vida y de amor” (GS # 48). Comunidad que tenga como sujetos a ambos cónyuges y como meta buscar el bien mutuo de los dos; la procreación de los hijos, la educación de la prole.
El hombre de hoy empapado por medios de comunicación social y por la basura de la pornografía vive sumergido en la preocupación de aprender técnicas sexuales para realizar el acto sexual de manera que pueda proporcionarle placer, no se da cuenta que lo único que logra con sus técnicas es deshumanizar el sexo e instrumentalizar a su pareja. El camino, no son las técnicas sexuales, sino el cariño, la ternura y el amor que se le ponga a la relación sexual (Frankl)
5.    Matrimonio como vocación
Dios nos llamó primero a la existencia, luego a ser sus hijos y miembros de la Iglesia por el Bautismo. Dios nos llama también a vivir una vocación concreta y específica como miembros que somos de la sociedad, de la familia y de la Iglesia. A unos los llama al sacerdocio, a otros al matrimonio o a una vida célibe. Vocación que exige una respuesta de parte del hombre a vivir una relación sana y responsable, una relación de amor mutuo a la luz del Plan de salvación.
La vocación al matrimonio es una verdadera vocación de parte de Dios, se inscribe en la naturaleza misma del hombre y la mujer que salieron de las manos de su Creador con una misión, con un destino, con una tarea: “Vivir dándose y entregándose mutuamente el uno al otro, como esposos, y como padres, a los hijos y a los demás. “Hombre y Mujer los creó” (Gn 1, 27). El hombre es para la mujer y la mujer es para el hombre, un complemento, una ayuda adecuada (Gn 2, 18).
El hombre es por naturaleza en ser en relación, necesita de los demás y los demás necesitan de él. El hombre no fue creado para vivir en solitario, encerrado en sí mismo a alejado de su realidad, por eso Dios inventó el Matrimonio uniendo al hombre con la Mujer y dándoles una doble bendición: “Crezcan, multiplíquense y sean los dueños, amos y señores de la tierra”.
Con cuánta razón Pablo lo dejó dicho en la Sagrada Escritura: “Me pongo de rodillas delante del Padre, de quien recibe su nombre toda familia, tanto, en el cielo como en la tierra” (Ef 3, 14). Es el mismo Dios, Autor del Matrimonio quien ha dicho: Crezcan,  en cantidad y crezcan en calidad.
6.    El Matrimonio en el Señor
Hablemos del momento fundacional, ¿Qué es lo que se funda? Una Familia que hunde sus raíces en el momento en el que dos bautizados, hijos del Pueblo de Dios al que se unieron por el sacramento del Bautismo, deciden, libre y conscientemente unirse en el Señor para vivir su matrimonio con la ayuda de la gracia de Cristo.
Para los católicos casarse en el Señor significa que el matrimonio entre bautizados es un verdadero signo de la Nueva Alianza (Catic 1617) “Una alianza de amor para toda la vida”. Amor que puede madurar, ser custodiado y profundizado solamente por el Amor. Aquel amor derramado en los corazones de los esposos el día que se encontraron sus voluntades, sus amores, para donarse mutuamente. Es el Amor de Dios, el guardián del amor humano.
El Matrimonio cristiano, es pues, un pacto sagrado celebrado entre un hombre y una mujer ante el Ministro de Cristo y de la Iglesia. Para los cristianos, Cristo elevó la unión del hombre y la mujer a la dignidad de Sacramento. De manera que el pacto es sagrado; una imagen de la unión de Cristo con la Iglesia y fuente de gracia especial. Los recién casados llevan la invitación de parte de Cristo de dejarse  llevar por la corriente de la Gracia para que puedan vivir el amor como él mismo lo vivió: “Dándose, donándose, entregándose, gastándose por la Familia.
7.    La Familia y su identidad
La familia no es sólo un conjunto de personas a las que les “tocó” nacer bajo el mismo techo (cuando han tenido la mejor de las suertes). La familia es mucho, muchísimo más que ver nacer, crecer, reproducirse y morir a una serie de personas con rasgos físicos y de personalidad a veces semejantes. Si bien es cierto que la familia no se escoge, es menester optar por ella y aceptarla con un acto de voluntad y amor.
La familia es una comunidad natural de vida, es una unidad viviente, de los padres con los hijos, que se origina en el matrimonio. Es la célula de la sociedad humana. Al ser humano sólo le es posible comprenderlo dentro del contexto familiar. Y por contexto familiar entendiendo un padre (hombre), una madre (mujer) y los hermanos (perdón por tanta aclaración, pero en estos tiempos y en estos temas hay que ser cada vez más específicos por aquellos que de pronto crean sus “propias realidades”.
La “identidad conyugal o matrimonial”, o familiar, no se compra y no se vende, es el Don que Dios en Cristo da a los esposos en el mismo momento que ellos se donan mutuamente para toda la vida (la Gracia conyugal). Identidad que no se acaba con la luna de miel, sino, que se prolonga a lo largo de la vida de los esposos para que realicen juntos el sentido del Matrimonio viviendo él para ella, y, ella para él, y juntos para sus hijos.  Cuando se pierde la identidad familiar, lo que único que queda es el vacío y la frustración familiar.,
8.    La fidelidad del amor conyugal
La infidelidad puede llevar a la pérdida de la identidad familiar y al vacío existencial. “La unión íntima, en cuanto donación mutua de dos personas, así como el bien de los hijos, exigen la fidelidad de los cónyuges urgen “cultivar y  proteger los valores familiares” y su indisoluble unidad” (cf Gn 2, 15; Catic 1646; GS # 48,1).
La Familia es por excelencia el lugar para vivir el Mandamiento regio: “Ámense unos a los otros como yo os he amado” (Jn 13, 34), razón por la que Pablo exhorta a toda familia a “crecer en el amor” de unos para con otros y para con todos (1 Ts 3, 12). El cultivo del amor conyugal pide a los esposos ser fieles a las promesas que se hicieron frente al altar del Señor: ser fieles en lo próspero y en lo adverso, en la salud y en la enfermedad, en la pobreza y en la abundancia. Recordando siempre la exhortación de Pablo: “Esposos amad a vuestras mujeres como Cristo amó a la Iglesia y dio su vida por ella” Así deben amarse los esposos, con amor recíproco y con amor de inmolación (cf Ef 5, 25).
9.    Dios ha querido que la familia sea el santuario de la vida.

(Los Obispos de México: Mons. Luis Morales Reyes. Arzobispo de San Luis Potosí,  Presidente de la CEM  y Mons. Abelardo Alvarado Alcántara, Obispo Auxiliar de México. Secretario General de la CEM) Nos han dicho: A los esposos toca la decisión del número y espaciamiento de sus hijos, de manera responsable. Es grave que tantos esposos y quienes no lo son, recurran a medios anticonceptivos, llegando incluso a esterilizarse para evitar el embarazo o, lo que es peor, recurrir al aborto. No se puede ser católico y promover el “derecho” al aborto. Exhortamos al conocimiento sin prejuicios de los métodos naturales de regulación de la fecundidad y a la educación para ejercer la paternidad responsable.
Los hijos, fruto y signo del amor de los esposos, son un don de Dios. No pueden ser considerados como un “derecho” y recurrir a la procreación asistida por medios inmorales como la “fecundación in vitro” (FIVET). Por otro lado, nos parece injusto que tantos niños sean abandonados a causa del divorcio y queden como huérfanos de padres vivos.
Dios ha dado al hombre la capacidad de transformar la naturaleza. Los avances de la ciencia y la biotecnología, orientados éticamente, benefician a la familia. Respetando el estatuto y la integridad del embrión humano y rechazando la clonación humana, la ciencia se mantiene al servicio de la dignidad del hombre y no se frena en su avance. Por eso, lamentamos la existencia de embriones humanos congelados, como si fueran sólo “cosas” a disposición de otros, siendo verdaderos seres humanos.
Oremos al Autor de la Familia que podamos ser capaces de Amar, cultivar y proteger nuestra Familia, ya que después de Dios lo más hermoso e importante es lo que tenemos.

1 comentario:

  1. Yo estoy casado por la Ley de DIOS por la iglesia y he tenido un matrimonio excelente por qué sirvo y me sirven como lo dice la palabra...

    ResponderEliminar

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search