ESTÉN PREPARADOS CON LAS LÁMPARAS ENCENDIDAS Y LA TÚNICA PUESTA.

 

ESTÉN PREPARADOS CON LAS LÁMPARAS ENCENDIDAS Y LA TÚNICA PUESTA.

Iluminación: La noche está avanzada. El día se avecina. Despojémonos, pues, de las obras de las tinieblas y revistámonos de las armas de la luz. (Rm 13, 12)

¿Qué es el adviento?

Es un tiempo fuerte de gracia que tiene como sentido prepararnos para la venida del Señor. Es un tiempo de espera, de reflexión y de apertura. Es la llamada a vivir despiertos cuidando de una oración más íntima y de una escucha de la Palabra más atenta que nos lleven a la reconciliación con Dios, con la Iglesia, con la familia. El mensaje de Adviento es un mensaje de “Esperanza” que nos invita a levantar la cabeza por que se acerca nuestra liberación.

 

“Vigilad y orad” (Mt 26, 41) Son palabras del Señor Jesús que nos invitan a estar siempre en “la espera de su llegada”. Despiertos y conscientes de nuestras debilidades. Animándonos mutuamente a vivir la espera llenos de confianza, sabiendo que el tiempo de vivir sin opresiones ni tentados por el desaliento y la depresión. Preparase es cuidar de que no se nos embote la mente ni el corazón se nos haga duro o se pierda la moral para no caer el desenfreno de las pasiones (Ef 4, 17-18). Es tiempo de orientar nuestro pensamiento y nuestro corazón hacia la “Venida del Señor” para no llenar nuestra vida de bienestar y dinero, de espaldas al Padre del cielo y a sus hijos que sufren en la tierra.

 

“Vigilad y orad”. Significa vivir pidiendo la fuerza de lo Alto sostenidos por la Gracia de Dios para poder mantenernos en pie y estar siempre despiertos, con una fe viva, auténtica, iluminada por la caridad. Anhelando escuchar la Palabra de Dios en lo más íntimo de nuestro ser, buscando conocer su Voluntad para ponerla en práctica, siguiendo las huellas de Jesús que se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza. Qué hermoso es recordar y hacer nuestras las palabras de san Pablo: “todos sabemos de la generosidad de nuestro Señor Jesucristo que siendo rico se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza” (2 Cor 8, 9).

 

“Vivir despiertos” con los ojos del corazón bien abiertos, los oídos atentos y con la esperanza viva de que el Señor vendrá pronto. Qué el deseo ardiente de nuestro corazón sea cambiar nuestra manera de pensar, de sentir y de vivir para que podamos vivir la vida como la vivió Jesús. Vivir buscando con sincero corazón la venida del reino de Dios a nuestros corazones para que tengamos una vida más digna y feliz para todos. lo contrario es dormirse, es decir entrar en el pecado.

 

“Vigilad y orad” significa “Vivir despiertos” con la esperanza puesta en la Palabra de Dios, cuidando de no caer en la incredulidad y la indiferencia ante la marcha del mundo. No dejar que nuestro corazón se endurezca, quedándonos sólo en quejas, críticas y condenas a los demás, al sistema, a la religión. Hagamos nuestra parte: despertemos activamente nuestra esperanza. Sólo entonces podremos vivir una vida más lúcida, sin dejarnos invadir por la insensatez que puede llevar nuestras vidas al vacío, al caos y a pérdida del sentido de la vida. Las columnas de nuestra Esperanza son dos, una Promesa y un Acontecimiento, llamado hoy día Nacimiento. (Ez 37, 12- Gál 4, 4- 6) (Gn 3, 15- Jn 3, 16)

 

“Vigilad y orad” significa despertar nuestra fe en Dios Padre de toda misericordia que se ha manifestado en su Hijo nacido de una Mujer en el pesebre de Belén para bien de toda la Humanidad. Descubrir y desarrollar el proyecto de Dios que nos invita a preocuparnos por los más necesitados. Descubrir que Dios nos busca y atrae hacia Él con cuerdas de ternura y con lazos de misericordia. Vigilemos nuestra “esperanza” que no se nos apague, porque se nos apagaría también la vida.

El Adviento es el comienzo del Año Litúrgico, empieza el domingo más próximo al 30 de noviembre y termina el 24 de diciembre. Son los cuatro domingos anteriores a la Navidad y forma una unidad con la Navidad, la Epifanía y el Bautismo del Señor.

El término "Adviento" viene del latín adventus, que significa venida, llegada, presencia. El color usado en la liturgia de la Iglesia durante este tiempo es el morado. Con el Adviento comienza un nuevo año litúrgico en la Iglesia.

El sentido del Adviento es avivar en los creyentes la espera del Señor, preparar al Señor una cuna o una casita en nuestro corazón para que nazca y habite en nuestro interior y se manifiesta con su poder para sanar las heridas del corazón caótico y pueda nuestro corazón manar leche y miel, es decir, paz y dulzura espiritual y formar parte de una comunidad fraterna y solidaria. Se puede hablar de dos partes del Adviento:

Primera Parte

Desde el primer domingo al día 16 de diciembre por la tarde, con marcado carácter escatológico, mirando a la venida del Señor al final de los tiempos;

Segunda Parte

Desde el 17 de diciembre al 24 de diciembre, es la llamada "Semana Santa" de la Navidad, y se orienta a preparar más explícitamente la venida de Jesucristo en las historia, la Navidad.

Los personajes del Adviento

Las lecturas bíblicas de este tiempo de Adviento están tomadas sobre todo del profeta Isaías (primera lectura), también se recogen los pasajes más proféticos del Antiguo Testamento señalando la llegada del Mesías. Isaías, Juan Bautista y María de Nazaret son los modelos de creyentes que la Iglesia ofrece a los fieles para preparar la venida del Señor Jesús.

El tiempo de Adviento es un tiempo fuerte de Gracia. Quiere despertar en nuestro corazón el “deseo de Dios,” el deseo de Emmanuel. Dios entre nosotros; Dios con nosotros y en favor de nosotros. Nos recuerda la venida histórica del “Nacimiento del Niño Dios”. Venida humilde, sencilla y llena de sufrimiento que culmina en la Cruz. El Señor nos habló de otra venida orientada hacia el futuro. Venida gloriosa, llena de esplendor que vendrá a dar a cada quien la recompensa. El Adviento es un tiempo de fuerte preparación para la Navidad para llevar nuestras manos llenas de los frutos de la fe.

Entre las dos venidas: la histórica y la escatológica, se habla de una venida intermedia que se encuentra atestiguada por la Sagrada Escritura: “Que Cristo habite por la fe en su corazón… (Ef 3, 17s) “Yo estoy a la puerta y llamo, el que escuche mi voy me abra, yo entraré y cenaré con él… (Apoc 3, 20) “Si alguno me ama guardará mi Palabra y mi Padre lo amará y vendremos a él, y haremos morada en él….” (Jn 14, 23). Está venida intermedia es la manifestación de “obediencia, confianza, esperanza, amor y pertenencia.” Es la manifestación de la Luz, el Amor, la Verdad, la Justicia que han sido encendidas en nuestro corazón y es a la vez, la “Túnica” que nos reviste de Jesucristo.

La Navidad de Jesús en nuestro corazón exige “despojarse” del traje de tinieblas,  sacudiendo toda la basura y la polilla que hayamos acumulado en nuestro interior. Exige lavar nuestras manos, mente y corazón de todo espíritu impuro como una preparación para abrirle la puerta de nuestro corazón a Aquel que viene a traernos el Fuego de lo Alto para encender las lámparas de nuestra vida: la fe, la esperanza y el amor.

 

¿Qué hacer en este tiempo de Adviento? Lo primero, es la “Escucha de la Palabra” que abre el camino a  la fe (Rm 10, 17) para que Cristo nazca en nuestro corazón. La fe nos trae la Paz, la Confianza, la Esperanza y el Amor (cf Rm 5, 1- 5) Juntamente con un corazón pobre, sencillo, manso y humilde. La escucha de la Palabra de Dios nos convence  de cuatro cosas: Lo primero es que Dios nos ama a todos y a cada uno de una manera incondicional, inabarcable e infinita. La Palabra nos convence que somos personas valiosas importantes y dignas, llamadas ser hijos de Dios. Nos convence de que somos pecadores, no somos buenas gentes. No tengamos miedo que Cristo vino a salvar a los pecadores. La Palabra nos convence que el único qu puede salvarnos es Jesús, el Hijo de Dios (Jn 3, 16; Hch 4, 12)

El tiempo de Adviento es una llamada a la conversión interior, para prepararnos a la venida del nacimiento de Jesús en nuestro corazón, para que seamos “don” de Cristo a nuestras familias y a nuestras comunidades. La conversión integral abarca todo nuestro ser y podemos integrarla en tres palabras. “Llenarse de Cristo” Llenarse de los sentimientos, pensamientos, intereses, preocupaciones y luchas de Cristo, como Hijo de Dios, Hermanos de los demás y como Servidor de todos. A la misma vez, la conversión, implica el “Vaciarse de aquello” que no viene de la fe y que nos lleva al pecado (Rm 14, 23).  Las velas encendidas y la túnica puesta, equivale a un corazón renovado y revestido de Cristo. Es nuestra vida escondida en Cristo. (Col 3, 1.4) Escuchemos al Evangelio:

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Estén listos, con la túnica puesta y las lámparas encendidas. Sean semejantes a los criados que están esperando a que su Señor regrese de la boda, para abrirle en cuanto llegue y toque. Dichosos aquellos a quienes su señor, al llegar, encuentre en vela. Yo les aseguro que se recogerá la túnica, los hará sentar a la mesa y él mismo les servirá. Y si llega a medianoche o a la madrugada y los encuentra en vela, dichosos ellos". (Lucas 12, 35-38)

Es el llamado a la disponibilidad para hacer la Voluntad de Dios, manifestada en Cristo Jesús. Es disponibilidad para obedecer la Palabra de Cristo; es abrir la puerta al Señor en cuanto llegue y lo encuentre en vela. Abrir la puerta del corazón es escuchar la Palabra de Dios para ser discípulos Cristo y sentarse con Él a la mesa de la Amistad, y sentirse felices por estar haciendo la voluntad de Dios. “Yo estoy a la puerta y llamo, el que escuche mi voz y me abra la puerta… “(cf Apoc 3, 20)

¿Cómo esperar al Señor? El Señor Jesús nos ha dicho: “Velen, vigilen para no estar desprevenidos” Para esperar al Señor necesitamos de paciencia, de confianza, de esperanza y de misericordia que vienen de la fe, que viene de la esperanza y que nos lleva al amor. Con paciencia y confianza, esperanza y misericordia somos llevados a la fidelidad a la voluntad de Dios y a la fidelidad al servicio.

El Adviento es un tiempo dedicado a Dios, hay que despojarse de todo aquello que nos impide ser libres para amar a Dios y al prójimo. “Despojaos del hombre viejo y revestíos del hombre nuevo” (Ef 4, 23) Es un tiempo para escuchar la Palabra de Dios para ser discípulos de Jesús y para conocer la Verdad que nos hace libres. (Jn 8, 31- 32)

Es un tiempo para escuchar la Palabra de una manera más atenta para ser disponible para que la Palabra se haga vida en nosotros y haga su obra en nuestro corazón. Es un tiempo para hacer una oración más íntima, más de dentro, más del corazón. (Que no sea una oración como la que dice Isaías: de labios para fuera: Oración fría y vacía) La oración del corazón es la oración que nos hace escuchar la Voz de Dios en lo más profundo de nuestro ser. Adviento es un tiempo para reconciliarnos con Dios y con la Familia. Reconciliarse para recibir el perdón de nuestros pecados, para volver a ser hijos de Dios y volver a ser hermanos de nuestros hermanos. El Adviento es además un tiempo para compartir lo que sabemos, lo que tenemos y lo que somos. Para compartir hay que hacer presencia para hacer a los otros partícipes del “Pan de vida” “de la Palabra” “del tiempo” “de nuestra casa” y de “nuestro camino.” Es el camino que nos une, que nos reconcilia y que nos lleva a la Navidad.

Aplicación a nuestra vida.

El ejemplo del pesebre abre para los hombres una nueva mentalidad y una nueva actitud: pertenecer al mundo de los humildes y de los servidores. La humildad es la capacidad para donarse a los más pobres y en últimas, a cualquier hombre para ayudarlo a ser mejor. Esto nos exige tres cosas que siempre harán unidad:

 

·       Desprendimiento de títulos de grandeza o superioridad. No te creas más que otros, pero, tampoco te creas menos que ellos. El Pesebre de Belén nos iguala a todos los seres humanos. “No te arrodilles ni ante el poder ni ante el oro. Ni ante los poderosos ni ante los ricos.

·       La actitud de servicio. El hombre que no sirve, no vive, es decir no se realiza. Nacimos para servir. El servicio es la expresión del amor de los hombres que se deciden a vivir para Jesús, el pobre de Belén.

·       Disponibles para la misión. La misión tiene como primera tarea dejar que Cristo se haga carne en nuestros corazones. A esto el Evangelio le llama “nuevo nacimiento” (Jn 3, 1-5). De nada nos puede servir que Jesús haya nacido o nazca mil veces en Belén si no nace en nuestros corazones. El compromiso de la fe se expresa diciendo: “somos enviados con otros a favor de otros”.

Cuando Jesús se hace carne en nosotros de la manera que el Verbo se hizo carne en el seno de María, podemos tener la seguridad que seremos servidores al servicio del “Reino de Dios” y no al servicio de intereses personales llenos de egoísmo humano y por lo tanto de pecado.


Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search