TOMA TU PARTE EN LOS SUFRIMIENTOS COMO UN BUEN SOLDADO DE CRISTO JESÚS


Toma tu parte en los sufrimientos como un buen soldado de
Cristo Jesús

OBJETIVO: Profundizar en el estilo de vida que el Señor Jesús nos propone para tener más claridad en las exigencias del seguimiento y poder responder generosamente a la invitación de ser discípulos misioneros del Evangelio.

Iluminación. Jesús le dijo a otro: Sígueme. Pero él le respondió: Señor, déjame ir primero a enterrar a mi padre. Jesús le contestó: deja que los muertos entierren a los muertos; tú ve y anuncia el reino de Dios” (Lc 9, 59-60).

1.    ¿Hacia dónde nos lleva Jesús?

“¿Maestro bueno que he de hacer para tener vida eterna?” Jesús le respondió: “Vete a vender lo que tienes, dáselo a los pobres, que Dios será tu riqueza; luego, ven y sígueme” (Mc 10, 17.21). El Hijo de Dios se ha hecho por nosotros camino, y ese camino nos lo ha enseñado con sus palabras y con su testimonio de vida. ¿Qué nos pide Jesús? No nos pide poco, tampoco nos pide mucho, Él lo pide todo… todo lo que se tiene, todo lo que se sabe, todo lo que se es… todo ha de estar al servicio del Reino; al servicio de la Evangelización, al servicio de los más pobres: los que no conocen a Dios. Amar y seguir a Jesús significa una misma realidad: Mirar en la misma dirección, tener sus mismos intereses, sus mismas preocupaciones y sus mismas luchas. Nadie puede decir que ama a Jesús si no quiere identificarse con Él, y nadie puede seguir a Jesús sin amarlo.


2.    Las condiciones para seguir a Jesús
 “Mientras iban de camino, un hombre le dijo a Jesús: Señor, deseo seguirte a donde quiera que vayas. Jesús le respondió: Las zorras tienen cuevas y las aves tienen nidos; pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza” (Lc 9, 57). La Verdad que es Jesús, está en el fundamento de todo seguimiento, a la vez que inicio de toda llamada. Jesús no engaña, no seduce con  promesas ilusorias. No hay lugar para la búsqueda de prestigio, de fama, de poder o de seguridades. No se debe buscar el que nos vaya bien como tampoco el quedar bien… hay que darlo todo para la “Gloria de Dios” y para el bien de las almas, hasta llegar al total desprendimiento de sí mismo. La verdad es que Jesús no quiere ser un “parche” de sus amigos, el quiere ser el todo. A Jesús no se le debe seguir por lo que Él da, sino por lo que Él es. “Yo sé porque me siguen” (cfr Jn 6, 26), dice Jesús a sus discípulos.

Jesús le dijo a otro: Sígueme. Pero él le respondió: Señor, déjame ir primero a enterrar a mi padre. Jesús le contestó: deja que los muertos entierren a los muertos; tú ve y anuncia el reino de Dios” (Lc 9, 59-60). La preocupación por las riquezas nos hace olvidarnos de lo esencial y no poner la mirada en las cosas materiales. “Dejar que los muertos entierren a los muertos”, es lo mismo que dedicarse a pelear herencias, que para un discípulo equivale a perder el tiempo. “Busca primero el reino de Dios y lo demás vendrá por añadidura”. (Mt 6, 33)                                                                                                                                               
“Otro le dijo: Señor, quiero seguirte, pero, primero déjame ir a despedirme de los de mi casa. Jesús le contestó: el que pone su mano en el arado y sigue mirando atrás, no sirve para el reino de Dios (Lc 9, 62). Las ataduras, los apegos, los lazos familiares y el pasado pueden ser un obstáculo para seguir a Jesús. Son las cebollas y los puerros de Egipto. El peligro de volver a la mediocridad siempre está latente. El hombre viejo que fue destronado, no se da por vencido y quiere recuperar el lugar perdido.


3.    La clave del seguimiento
 “Luego Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere ser discípulo mío, olvídese de sí mismo, cargue con su cruz y sígame. Porque el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda la vida por causa mía la encontrará” (Mt 16, 24-25). Muchos son los que buscan la felicidad al margen de Dios. Quieren sentirse bien y recurren a la química, presente hoy en el alcohol, en la droga, en el poder, el placer y la riqueza. Jesús nos invita a seguirlo, pero no de cualquier modo, sino negándose a sí mismo y cargando la cruz, entendiéndose como un camino de realización propuesto por el mismo Jesús. La negación de sí mismo lleva al desprendimiento de las cosas, de gustos, de personas o de las propias ideas o maneras de pensar. Se deja algo, por algo mejor; lo que se deja puede ser malo o puede ser bueno, pero siempre, lo mejor es Cristo. Por Jesús renuncio a la riqueza, a la propia familia, a tener una esposa y unos hijos o a un status de vida. Para seguir a Jesús, identificarme y configurarme con Él.


4.    Por lo pronto es necesario

“Simón Pedro le preguntó a Jesús: Señor, ¿A dónde vas?, A donde yo voy, le contestó Jesús, no puedes seguirme ahora; pero me seguirás después. Pedro le dijo: Señor, ¿Por qué no puedo seguirte ahora? ¡Estoy dispuesto a dar mi vida por ti! (Jn 13, 36-37). ¿Por qué Pedro no podía seguir a Jesús en ese momento? En realidad Pedro no sabía lo que hablaba. Era necesario que Jesús fuera solo y puro a la cruz, a la que abrazó hasta el fondo por hacer la voluntad de su Padre y con su muerte gloriosa salvar a la Humanidad, y abrir el camino para que el Espíritu Santo viniera a los discípulos, y entonces también ellos pudieran ir y estar con Jesús. Ese es su deseo: “Donde yo esté, estén también ustedes” (Jn 12, 26). Necesitamos la Gracia de Dios para guardar el Mandamiento Nuevo y para dar la vida por Jesús. Esta Gracia es el “Don del Espíritu Santo”. Las solas fuerzas o los buenos deseos y propósitos no son suficientes para dar la vida por el Maestro. Se necesita el Poder de Dios y nuestras decisiones personales para ir con Jesús a Jerusalén y morir con Él.


5.    La Meta de Jesús

“Habiendo llegado la hora de pasar de este mundo al Padre y habiendo amado a los suyos, los amó hasta el extremo” (Jn 13, 1). Jesús no es de la tierra, es de Arriba, vino de junto al Padre y a Él vuelve. Antes de la Ascensión al Cielo Jesús vivió su Pascua: pasó por la Cruz y la Resurrección. Seguir a Jesús es pasar por su Pascua: pasar de la muerte a la vida, de las tinieblas a la luz, de la esclavitud a la libertad; es cambiar de paternidad y apropiarse de los frutos de la Redención de Cristo: la Resurrección y el Don del Espíritu, el Perdón y la Paz. De la Pascua de Cristo, brota como de su única fuente la “Nueva Creación”, el hombre nuevo que se ha despojado de su antigua manera de vivir para caminar con Jesús amando y haciendo el bien, dando testimonio del poder de Dios.

6.    Don y tarea

La vida espiritual es “don y tarea” y sirve para nutrir, fortalecer y transformarnos en hombres nuevos teniendo a Jesús como Modelo que nos dice: “Mi alimento es hacer la voluntad de mi Padre y llevar a cabo su obra” (Jn 4, 34). ¿Cuál es la obra del Padre? Mostrar al mundo el rostro de bondad, de misericordia, de perdón y de amor. Jesús nos revela el rostro de Dios y a la vez el rostro del hombre. Él es lo que nosotros estamos llamados a ser: Hijo de Dios y servidor de los hombres. La tarea para esta vida es “reproducir la imagen de Jesús” (Rom 8, 29). “Él es la Imagen del Padre” (Col 1, 15). Nosotros estamos llamados a ser “imagen del Hijo”, es decir, “ser hijos en el Hijo”. La clave para lograrlo es el “seguimiento”, sin el cual no habrá identificación entre discípulo y Maestro; sin seguimiento no hay santidad, y sin santidad, nadie verá al Señor. El hambre de Dios es manifiesta el deseo de hacer  “la voluntad de Dios la delicia de nuestra vida”. Abrazar la voluntad de Dios es el alimento espiritual que nos hace tener hambre y sed de Él, nos pide dejar de comer el alimento que entra por los sentidos y que robustece al hombre viejo.

7.    Un evangelio sin componendas

Toma tu parte en los sufrimientos como un buen soldado de Cristo Jesús. Ningún soldado en servicio activo se enreda en los asuntos de la vida civil, porque tiene que agradar a su superior (2Tim 2, 4). El trabajo del soldado es defender la patria. Para los soldados de Cristo es defender los intereses del Reino: La fe, la esperanza y la caridad. Defender la dignidad de la persona y de la familia. El sufrimiento que pueda venir, es propio del oficio y ha de verse como un regalo de Dios (Fil 1, 29). El sufrir por Cristo tiene un sentido oblativo, encuentra su fuerza en el amor a Aquel que nos amó hasta el extremo y que ahora invita a los suyos a reinar con Él. Es un verdadero servicio a la causa del Reino. Es el modo propio para dar vida a la familia, a los hombres, al prójimo.

De la misma manera el deportista no puede recibir el premio, si  no lucha de acuerdo con las reglas (2Tim 2, 5). No hay medias tintas. No hay lugar para la mediocridad ni para la tibieza. Jugar limpio es ser fieles al Evangelio de Jesús que supera todo conocimiento. No podemos mezclar la vida mundana con el estilo de vida que Jesús propone a los suyos. La mezcla resultaría en tibieza, enfermedad espiritual y mortal que nos excluye de la Salud y nos priva de la gloria de Dios (cfr Rom 4, 23). ¿Cuáles son las reglas? Podemos hablar de tres: “un corazón limpio, una fe sincera y una conciencia recta” (2Tim 1, 5). El corazón limpio es el que se ha lavado en la “Sangre del Cordero”, no busca sus propios intereses. La fe sincera es la confianza en Dios y la obediencia incondicional a su Palabra. La conciencia recta todo lo hace para la mayor gloria de Dios y para el bien de las almas. En pocas palabras, la caridad de Cristo es el “alma de todo apostolado”.

El que trabaja en el campo tiene el derecho a ser el primero en recibir su parte de la cosecha (2Tim 2, 6). El primero en creer; el primero en vivir y el primero en anunciar lo que cree y lo que ha vivido. No podemos decir a los demás que amen a Jesús si nosotros no lo amamos primero. No podemos ser testigos falsos o predicadores vacíos por eso el señor nos  pide fidelidad a sus Mandamientos y cultivar una recta conciencia para buscar siempre y en toda circunstancia la Gloria de Dios. Buscar la propia gloria es equivocarse de camino, es errar en el blanco.


8.    El camino de la pascua

 “Si hemos muerto con Él, también viviremos con Él; si sufrimos con valor, tendremos parte en su reino; si le negamos, también Él nos negará; si no somos fieles, Él sigue siendo fiel, porque no puede negarse a sí mismo” (2Tim 11 - 13). Morir con Jesús para vivir con Él. Sufrir con Jesús para reinar con Él, y dar testimonio de su grandeza entre los hombres, es el camino que nos lleva a la Paz. Creo con firmeza y estoy convencido que éste es el estilo de vida que Jesús propone a los suyos, a los que creen en su Nombre a los que lo aman.


La fe cristiana será siempre una fe pascual. Por ella pasamos de la muerte a la vida, de la esclavitud a la libertad, del pecado a la gracia. Muerte y Resurrección son para los cristianos dos momentos de un mismo acontecimiento. Realidad que se manifiesta en el seguimiento, camino de discipulado, y que un día, el día del Señor, al ser enviados seremos apóstoles, pero, sin dejar de ser discípulos, para nunca de dejar de aprender del único Maestro, Jesucristo de Nazareth. El Hombre humilde y manso de corazón que invita a sus discípulos a seguirlo, a estar con Él… para poder darle vida al mundo, como ministros de la Nueva Alianza sellada con la Muerte y Resurrección de Cristo Jesús.




Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search