QUE NADIE OS ENGAÑE SIN MADUREZ HUMANA NO LLEGAMOS A SER MEJORES PERSONAS.

 

QUE NADIE OS ENGAÑE SIN MADUREZ HUMANA NO LLEGAMOS A SER MEJORES PERSONAS.

El camino de la madurez humana está expuesto en la Sagradas Escrituras desde el principio hasta al final. En el Deuteronomio nos dice: “Frente a ti está la vida y la felicidad, la muerte y la desgracia. (Dt 30, 15s) A ti se te dado el libre albedrío para que decidas tu futuro: Frente a ti esta el agua y el fuego, el bien y el mal, decide lo que tú quieras (cf Eclo 15,11)

Ya en Nuevo Testamento Jesús nos dice: “Vengo para que tengas vida y la tengas en abundancia” (Jn 10,10) ¿Cómo hacer para tener vida en abundancia? La respuesta es de Jesús: Creer y convertirse (cf Mc 1, 15) la fe viene de lo que se escucha, la Palabra de Dios (cf Rom 1, 17) Por la fe entramos en comunión con Jesús y por ende con Dios y con todos que crean y amen a Jesús, razón por la que Jesús nos dice: el que conoce mis Mandamientos y los guarde ese es el que me ama… (Jn 14, 21) El que conoce mi Palabra y la guarda… ese es el que me ama… (Jn 14, 23) Los que vivan sus Mandamientos conocen y viven en la verdad… los que bien su Palabra viven las Bienaventuranzas (Mt 5, 3s) La fe es la respuesta a la voluntad de Dios manifestada en su Palabra. Palabra que nos invita creer en Cristo, a confiar en Él, amarlo, seguirlo y servirle. La Meta es la madurez en Cristo.

Escuchemos al Apóstol decirnos cuales son los elementos esenciales del Camino  de la Madurez Humana: La unidad en la fe… crecer en el conocimiento de las virtudes, verdaderas armas de luz… hasta alcanzar la estatura del hombre perfecto, Cristo crucificado  dando vida al Mundo desde la cruz (cf Ef 4, 13). Creer en Jesús para aceptar su Palabra como norma para mi vida… para hacerme su discípulo y Él mi Maestro… para luego configurarme con Él, hasta llegar a poseer sus mismos sentimientos de pobre, de compasivos, misericordiosos, limpios de corazón, justos… (Mt 5, 3ss). Ante lo cual Pablo nos dice: “Huyan de las pasiones de su juventud.. Dedíquense a buscar a Dios en la verdad, la justicia, la fe y la caridad (cf 2 Tim 2, 22) Para que logren alcanzar la madurez en Cristo.

Para que no seamos niños, llevados a la deriva y zarandeados por cualquier viento de doctrina, a merced de la malicia humana y de la astucia que conduce al error, antes bien con la sinceridad en el amor, crezcamos en todo hasta aquel que es nuestra cabeza, Cristo…(Ef 4, 14- 15) Lo anterior nos pide tener discernimiento para descubrir la intención de los otros que se nos acercan con malas intenciones o con intenciones no correctas: “Queridos, no se fíen de cualquier espíritu, antes bien, examinen si los espíritus vienen de Dios pues muchos falsos profetas han vendido a mundo” (1 Jn 44, 1) Uno es el espíritu mundanos y pagano, hasta diabólico, y otros es el espíritu de que viene de Dios. El Espíritu Santo que busca la gloria de Cristo y del Padre. El otro espíritu busca fama, prestigio, dinero, lujos, comodidad, alcohol, tabaco, drogas, sexo, división, envidias, odio… (Gál 5, 19- 20; busca su propio interés, su propio bien y rechaza el bien de los demás. “l árbol se conoce por sus frutos; el árbol bueno da frutos buenos y el árbol mal da frutos malos” (Mt 7, 15- 20).

Rechaza el mal y haz el bien (Rm 12, 9) Hoy se repiten las palabras del Génesis: No hagas el mal, no comas del árbol de la ciencia del bien o del mal, porque morirás (Gn 2, 16) la primera de Jn Nos dice: “Hijito mío no peques” (cf 1 Jn 2,1) Más bien guarda mis Mandamientos para permenezcas en mi Verdad (cf 1 Jn 2, 4)  Quién permanezca en la Palabra ha entrado en Cristo, la Plenitud de todo (cf Col 2, 9; cf 1 Jn 2, 5) “Pero si caminamos en la luz, como él mismo está en la luz, estamos en comunión con otros y la sangre de Cristo Jesús nos purifica de todo pecado (1 Jn 1, 7).

Luz y Tinieblas. Jesús nos dijo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no caminará en la obscuridad, sino que tendrá la luz de la vida. (Jn 8, 12) “Yo soy  el Camino, la Verdad y la Vida” (Jn 14, 6)El camino es el Amor que nos lleva a la verdad y ésta nos lleva a la vida. El amor echa fuera al odio, al rencor y a la venganza. La verdad echa fuera la mentira y la falsedad. La vida echa fuera a la muerte, expresión del vacío existencial, madre de la frustración que se manifiesta el aburrimiento, en la agresividad, en los vicios y en el aislamiento, camino que nos lleva la pérdida del sentido de la vida… No hay realización, no hay paz y no hay felicidad… Estamos vacíos de Cristo y de madurez humana, pero llenos de neurosis y de enfermedades psico-somáticas y hasta esquizofrénicas.

Las tinieblas son aquellas realidades que nos deshumanizan y despersonalizan, nos impiden crecer y madurar como personas. El grito de Pablo siempre será “Despojaos” del hombre viejo que está revestido de tinieblas: “Despojaos del traje de tinieblas y revestiros de Luz” (Ef 4, 23- 24; Rm 13, 11- 14) El camino de la madurez humana pide a los cristianos sigan a Cristo para que caminen en la Luz y se revistan de él. Caminar en la luz equivale a tener encendidas las lámparas y a ponerse la túnica, que son las virtudes de Cristo. El camino de la madurez pide no desviarse ni izquierda ni a derecha, seguir a Cristo con los ojos fijos en él (Heb 2, 2).

El hombre maduro tiene dominio propio; posee iniciativa propio, no depende la opinión de otros; no vive como copia de otros, es único e irrepetible, responsable de sus pensamientos, de su palabra y de sus acciones: es libre  de todo lo malo y es libre para hacer el bien, es libre para amar y para servir. Es capaz de relacionarse como persona con los demás y vivir en comunión con ellos. Se preocupa por los demás, se reconcilia con ellos y se auto comparte, se auto dona y se auto entrega en favor de su Comunidad. No vive para sí mismo, sino para los demás, haciendo camino con ellos… para realizarse como persona y como mejor persona…

Todo al igual que Jesús que nos dijo: “No he venido a ser servido, si no a servir y dar mi vida por muchos” (Mt 20, 28) Servir y compartir equivale a lavar los pies unos a los otros (cf Jn 13, 14)Siguiendo el camino de la madurez terminamos con el Mandamiento regio: “Ámense los unos a los otros como yo los he amado” (Jn 13, 34) Mandamiento que pide para guardarlo tener cierto grado de madurez humana que se va adquiriendo en la Unión y seguimiento de y con Cristo.

Que nadie nos manipule, ni nos instrumental-ice, que nadie nos madure para inflarnos. Que nadie te valore por lo que tienes;; que nadie te convierta en instrumento de placer o de tener... Tú eres una persona valiosa y digna... que te valoren por lo que eres.

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search