1.  Formar en el amor  a la verdad.

 

Objetivo: Resaltar la importancia que existe en el educar en la verdad y para la vida, cultivando los valores del Reino, para crecer como personas en la entrega por amor a los demás.

Iluminación: Pero los hombres malos e impostores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados. Tú, sin embargo, persiste en las cosas que has aprendido y de las cuales te convenciste, sabiendo de quiénes las has aprendido; y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden dar la sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en Cristo Jesús (2 Tim 3, 14ss).

 

1.     Lo que Dios quiere

“La voluntad de Dios es que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la Verdad” (cfr 2 Tim 2, 4) ¿Cómo pueden llegar los hombres al conocimiento de la Verdad? La respuesta la encontramos en la evangelización, la predicación de la Palabra de verdad (Jn 17, 17) que es la Palabra de Cristo (Rm 10, 17), capaz de llevarnos a la salvación por la fe en Cristo Jesús (2Tim 3, 14). Desconocer está Palabra es desconocer al mismo Cristo (San Jerónimo).

2.     El encuentro con Cristo.

El amor a la Verdad nace del Encuentro con Cristo. Encuentro liberador y gozoso que se convierte en el “motor de la vida cristiana”. Del Encuentro con Cristo en la fe (Que hace de la fe una experiencia de vida), nace el gusto por la Palabra, por la oración y por el servicio, como expresión de la caridad. “Sólo tú tienes palabras de vida eterna”, le dijo Pedro a Jesús (Jn 6, 68) La primera comunidad de Jerusalén reunía cuatro características que le dan el derecho de ser modelo y figura para toda comunidad cristiana: “Asistían asiduamente a la enseñanza de los apóstoles, a la comunión fraterna; a las oraciones y llevaban una vida centrada en la Eucaristía. Todo lo tenían en común y partían el pan con alegría” (Hech 2, 42ss). De la experiencia de la primitiva comunidad podemos afirmar que “El amor a la verdad” implica y exige educar la inteligencia, la voluntad y el corazón del hombre en la práctica del amor a la verdad.

“La verdad es la fuerza del amor” que abre la conciencia de los hombres a relaciones recíprocas de libertad, de responsabilidad y corresponsabilidad. Educar en la verdad para que seamos hombres y mujeres apasionados por la vida, por la causa del Reino. Apasionarse por la verdad es comprometerse totalmente y orientar al hombre con todas sus facultades en la búsqueda de lo real, de lo firme, de lo seguro, de lo verdadero, es decir, de la verdad, que no atropella, ni se impone, sino que respetando lo que es propio de cada ser humano, cuestiona e invita a ser auténticos, sinceros y leales. El amor  a la verdad compromete la totalidad de la existencia. De esta manera los cristianos viven su propia libertad, con responsabilidad y solidaridad.

3.     Las fuentes de la verdad.

 Formar en el amor a la Verdad nos pide volver la mente, la mirada y el corazón a las “Fuentes de la enseñanza cristiana”. Fuentes de luz y de verdad que iluminan la realidad, la historia y la existencia personal de los creyentes para darnos principios de reflexión, criterios de discernimiento y líneas de acción. Las fuentes son: La Sagrada Escritura, leída y meditada a la luz de los Padres de la Iglesia, la enseñanza del Magisterio de la Iglesia y el corazón traspasado de Cristo; fuente de redención, de purificación y de santificación.  Formar en el amor a la verdad debe llevar a la misma vez, a la renuncia y al rechazo de la mentira, del odio, del fraude, de la manipulación y de toda injusticia (1Pe 2,1; 2 Pe 1, 4b).

4.     Criterios de formación.

·       Pensar la verdad. ¿Para qué pensar la verdad? Los criterios puramente humanos llevan a dar la espalda a la verdad. Pensar la verdad para sacar de la mente todos los criterios patriarcales, machistas, feministas, consumistas, conformistas o totalitaristas; pensar la verdad para forjar nuevos criterios para ver a todo ser humano, como un fin en sí mismo, como una perla preciosa. Pensar la verdad para  que el hombre se haga más inteligente, ponga orden en su vida y la construya sobre la jerarquía de unos valores, sin los cuales no sería más que un simple bosquejo de persona. Para la Biblia inteligente es aquel que sabe vivir, por eso, pensar la verdad nos lleva a la creación de nuevos hábitos, como la lectura de una buena literatura y el cultivo de nuevas y provechosas amistades.

·       Honrar la verdad. ¿cómo honrar la verdad? Honras la verdad cuando reconoces tu propia dignidad y la dignidad de los demás. Honras la verdad cuando te valoras por lo que eres. Cuando te piensas y te miras con amor; cuando te aceptas como eres y te proyectas buscando una mejor calidad de vida. Honrar la verdad es respetar a la persona, a  la familia, a los otros en su realidad individual y social. Es reconocer y aceptar a los otros como personas importantes, valiosas y dignas. El hombre que honra la verdad ha aprendido a identificar y distinguir entre el bien y el mal. El tiempo de que llamaba bueno a lo malo y a lo malo bueno, ha quedado atrás. Quien no camina en la verdad, es un ciego que no reconoce la dignidad propia y de otros.

·       Hablar la verdad. “Fuera de tu mente y de tus labios toda mentira” (Ef 4, 25). Fuera juicios despectivos y condenatorios sobre los demás. Hablar la verdad es hablar bien de la mujer y del varón, de su vocación y misión, de sus derechos y de sus deberes, de sus cualidades y talentos. Es hablar bien de todo ser humano. Quien habla la verdad su lengua es limpia, amable y veraz. El que habla la verdad evita toda  conversación estéril; todo vocabulario impuro y mordaz; los chistes en doble sentido y las burlas a los demás desaparecen de sus labios. Las palabras groseras a la luz de la verdad pierden todo sentido al igual que las críticas y las acusaciones.

·       Caminar en la verdad. ¿Qué significa caminar en la verdad? Significa reconocer que no fuimos creados para llevar una vida arrastrada, permitiendo que otros sean los que piensen y que decidan por nosotros. Arrastrarse es dejar que otros hagan tu historia; que seas manipulado y usado sólo como instrumento de placer o de trabajo. Caminar en la verdad es poner tus dos pies sobre la tierra y caminar con tu cabeza en alto, con dignidad, siendo protagonista de tu propia historia. Caminar en la verdad implica rechazar todo lo malo, es decir, todo aquello que impida que te realices como persona. Implica también cultivar la belleza, la unicidad, la bondad y la verdad que hay en cada ser humano. Camina en la verdad todo el que ama; el que es generoso y servicial; el que comparte su “bien” movido por el amor fraterno; el que es solidario con todos y está siempre dispuesto a lavar los pies a los enfermos y desprotegidos. Ese es el que camina en la verdad.

·       Defender la verdad. ¿Qué significa defender la verdad? Significa respetar y defender los derechos de toda persona, de todo ser humano. Es ayudarle a remover los obstáculos que impiden que  realice su ser de mujer o de varón. Defender la verdad es abrirle a la mujer y al hombre campos de acción para que desarrollen sus capacidades de ser ellos mismos, como individuos, esposos, padres, profesionistas…como personas capaces de amar, donarse y entregarse. Defender la verdad es comprometerse en la defensa de los “Derechos Humanos” sin la búsqueda de intereses personales, sino, movidos por “el hambre y sed de justicia” que brotan de un corazón que ha echado raíces en la solidaridad humana.

 

 

5.     Formar mujeres y hombres nuevos en Cristo.

Tarea que exige dedicación, tiempo, esfuerzo, mente, corazón, desvelos, renuncias y sacrificios para llevar la semilla de la Palabra de Dios y sembrarla en corazón de las personas y de las culturas, para iniciarlas en un proceso de renovación de la mente, de la voluntad y del corazón que lleva hombres y mujeres a la conformación de  sus vidas con la de Cristo. Para esta tarea evangelizadora, muchos hombres y mujeres hemos sido llamados en la Iglesia: “evangelizar, es para la Iglesia, el arte de enseñar a vivir en comunión”. Comunión con Dios, con los hombres, consigo mismo y con la naturaleza. “Evangelizar es sembrar en el corazón de los hombres la semilla de la verdad, del amor y de la justicia”. Veces se siembra y veces se riega, pero siempre se siembra y se riega con la Palabra de Dios; Palabra poderosa, capaz de cambiar nuestros corazones de piedra en corazones de carne. La Palabra de Dios es semilla de verdad y semilla de amor recibidas por el hombre como regalo de Dios en la mente y en el corazón.

6.     Con la fuerza de la Palabra.

Los Obispos Mexicanos, apoyándose en el Documento de Aparecida, nos han presentado un itinerario espiritual para alcanzar este hermoso objetivo:

·       Desarrollar en nuestras comunidades el proceso de iniciación cristiana con base en el Kerigma, que guiados por la Palabra de Dios los hombres sean llevados al encuentro con Jesucristo y a una conversión del corazón, al discipulado, a la inserción eclesial y a la madurez en la fe mediante la práctica de los sacramentos en la vivencia de la caridad y en el compromiso misionero (Doc de Aparecida, no. 289).

·       Implantar un proceso catequético permanente, orgánico y progresivo, que abarque toda la vida, sus distintas etapas y situaciones; que no se limite a la formación doctrinal, sino que sea una verdadera escuela de formación (Doc. De Aparecida, no. 294).

·       Acompañar a los discípulos de Cristo en el camino de la perseverancia para que permanezcan en el amor (Jn 15, 9), a través de la experiencia del encuentro con el Señor en la lectura y meditación de la Palabra, en la oración, en la activa y fructuosa participación de la liturgia, en la vivencia comunitaria y en el compromiso apostólico, con especial atención en los que más sufren y a los pobres. (Benedicto XVI, Caritas in Veritate, no. 15)

·       Aprovechar la riqueza de la Doctrina Social de la Iglesia como instrumento de Evangelización que educa en las virtudes sociales y políticas. El discípulo de Jesucristo se inserta en la vida social, para ser en ella sal y fermento, de manera que las estructuras que organizan la convivencia social estén siempre impregnadas por los valores evangélicos de la libertad, el amor, la justicia y la caridad que son valores fundamentales de la convivencia humana. (Juan XXIII, carta encíclica Pacem in terris, no 37)

·       Fomentar en los discípulos misioneros de Jesucristo que asuman responsablemente su compromiso como ciudadanos para construir un orden social justo, cuidar de la creación y construir la paz.

·       Buscar formas de acompañamiento de la vida interior de las personas. En medio de una sociedad que fácilmente lleva al hastío, al sentimiento de vacío… que ofrece como bien el camino del consumismo, de la droga…

·       Fomentar el amor a la verdad. La fe adulta se expresa “viviendo con verdad y amor” (Ef 4, 15) (Que en Cristo nuestra paz México tenga vida digna, CEM, Pág 69- 70).

 

7.     Nuestro compromiso en las escuelas.

 

·       Promover la educación en el amor y para el amor. Educar significa dar algo de sí mismo y ayudar a otros a superar los egoísmos y así hacerse capaces del auténtico amor.

·       Promover la educación en la verdad y para la búsqueda sincera de la verdad. Esto supone ayudar a encontrar el sentido del dolor y del sufrimiento como elementos constitutivos del amor.

·       Formar en el equilibrio adecuado entre libertad y disciplina. Sin reglas de comportamiento y de vida no se forma el carácter y no se fortalece para superar las pruebas de la vida.

·       Alentar a los educadores a asumir responsablemente el rol de autoridad en la tarea educativa. Lo que exige coherencia de vida e involucrarse personalmente.

·       Alentar la esperanza pues esta es el alma de la educación. La esperanza que se dirige a Dios, tiene un sentido comunitario e universal.

 

8.   Nuestro compromiso cristiano.

 

·       Potenciar el papel de la familia en la construcción de la paz. “La familia es vehículo privilegiado para la trasmisión de aquellos valores religiosos y culturales que ayudan a la persona a adquirir su propia identidad” (G. S. no. 47). Los grandes promotores de la paz y justicia se forjan en la familia.

·       Formar en el respeto de la dignidad de cada persona y en los valores de la paz para por erradicar la injusticia y la opresión de nuestras vidas.

·       Promover el establecimiento de distintas instancias de servicio y promoción a la familia. Como pueden ser centro de acogida y escucha para acompañar a las familias afectadas por inesperadas y graves adversidades.

·       Impulsar leyes que estén orientadas a promover el bienestar de la familia.

·       Que nuestra acción pastoral esté orientada a formar patrones de conducta en las relaciones familiares que estén fundamentadas en el respeto, la paz y en la justicia. Fuera toda violencia, toda agresividad, toda injusticia.

·       Promover en los discípulos de Jesús el trato digno y respetuoso hacia todas las mujeres. Acompañándolas y promoviéndolas para que sean promotoras de una nueva nación.

·       Desarrollar acciones preventivas y curativas para las víctimas de la trata de personas.

·       Trabajar, tutelar y promover la dignidad y derechos inalienables de los niños y de las niñas.

·       Promover la pastoral de la infancia, de la adolescencia y de los jóvenes. Enseñándoles a amar la verdad, a discernir entre lo bueno y lo malo, conocer lo justo, lo noble, lo virtuoso; a reconocerse como personas con una dignidad inalienable; ayudándoles a desarrollar su creatividad y a cultivar los valores y la virtudes del Reino de Dios que les permitan superar las tentaciones de la droga, del alcoholismo, y de todas las formas de violencia. (Qué en Cristo nuestra Paz México tenga vida digna. CEM, págs.  73- 76).

 

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search